Escudo de Armas

El Escudo de Armas de El Salvador fue adoptado por Decreto Legislativo el 17 de mayo de 1912, siendo Presidente de la República el Doctor Manuel Enrique Araujo. Fue diseñado por el calígrafo salvadoreño Rafael Barraza Rodríguez, que se impuso sobre treinta competidores en un concurso promovido por el entonces Ministerio de Guerra y Marina. Fue adoptado oficialmente el 15 de septiembre de 1912, junto con la bandera azul y blanco de la Federación Centroamericana.

Está formado por un triángulo equilátero; en la base del triángulo, las aguas del Pacífico y del Atlántico bañan una cordillera formada por cinco volcanes. En la parte superior del triángulo se encuentra un arco iris; bajo el arco iris, el gorro frigio de color encarnado, esparce luces; sobre las luces, en semicírculo, la leyenda 15 de septiembre de 1821; alrededor del triángulo, en letras de oro, las palabras República de El Salvador en la América Central; en la base del triángulo, la leyenda Dios Unión Libertad; a cada lado del triángulo, dos banderas, con dos franjas azules y una blanca en el centro, que se entrelazan en la mitad de la base del triángulo y una bandera igual en el vértice superior, todas en astas que terminan en lanzas; y dos ramos de laurel entrelazados en forma circular, que terminan en las dos banderas laterales superiores, cada uno con siete gajos.

El triángulo indica que todos somos iguales ante la ley; los ángulos, los tres Órganos del Estado: Legislativo, Ejecutivo y Judicial. En la cordillera están representadas la naturaleza volcánica de nuestro suelo y las cinco naciones que forman Centro América. Los dos mares son el Atlántico y el Pacífico, que bañan las costas centroamericanas. El arco iris es símbolo de paz; el gorro frigio proclama la libertad y los rayos luminosos que lo rodean, los ideales del pueblo salvadoreño. La leyenda puesta sobre el espacio luminoso, indica la fecha de nuestra emancipación política.

Nuestra condición de miembros de una sola patria, la centroamericana, está expresada en la leyenda del rededor. Las palabras colocadas al pie indican nuestra creencia en un ser supremo, la armonía que debe reinar en la familia salvadoreña y el principio de independencia que nos rige en el pensamiento, la palabra y la acción. Las cinco banderas representan a las cinco naciones centroamericanas. En los ramos de laurel está simbolizada la gloria que debemos conquistar en todos los aspectos de la actividad humana. Por último, los 14 gajos representan los 14 departamentos en que administrativamente se divide la República de El Salvador.

En 1972 se creó la Ley de Símbolos Patrios, que estableció que el Escudo de Armas debe colocarse en todas las oficinas públicas, instituciones oficiales autónomas o semi autónomas, municipales, puertos, aeropuertos y sedes de las representaciones diplomáticas y consulares. También puede usarse en toda clase de bienes muebles, tales como: vehículos, embarcaciones y enseres de propiedad nacional, así como en el interior de casas e instituciones privadas, excepto en lugares reñidos con la moral y el orden público, en los que únicamente se podrá usar externamente sólo con ocasión de una fiesta o duelo nacional o con autorización del ministerio correspondiente.

Se usa también en impresiones en blanco y negro, a color, en troquel u otros similares, en el papel de correspondencia y otras emisiones de los tres Órganos de Estado. También puede figurar en alto relieve, en monedas metálicas fraccionarias.

El Gran Sello de la Nación y todos los sellos de las oficinas del Estado, deben llevar el Escudo de Armas con todos sus blasones.

 

 
 
© 2017 Asamblea Legislativa de El Salvador. Todos los derechos reservados

Webmaster